QUÉ VER EN WYOMING

QUE VER EN WYOMING

¡¡Bienvenid@ a Wyoming!! El estado de las grandes llanuras, los picos nevados y rebaños de fauna salvaje que dibujan el paisaje que hoy conocemos como el Lejano Oeste. Viajar a Wyoming es hacerlo a la tierra donde Buffalo Bill es venerado, territorio indio, de tramperos y comerciantes de pieles, de hombres de la frontera y jinetes con vestimenta wrangler que forjan la cultura vaquera del estado de Wyoming, donde el rodeo es el deporte por excelencia. 

Visitar Wyoming es hacerlo a uno de los estados más ricos en cuanto a naturaleza virgen se refiere y su máximo exponente es Yellowstone National Park. Conocido como “el infierno de Colter”, no se puede dar por completo un viaje a Wyoming sin visitar el parque nacional más famoso de Estados Unidos, que junto con el Grand Teton National Park conforman el espacio protegido más antiguo del planeta con 150 años de antigüedad.

Los ranchos abandonados de Mormon Row en estado decadente y otros detenidos en el tiempo, nos recuerdan cómo pudo ser la vida en las llanuras rodeados por un paisaje sobrecogedor y al mismo tiempo, tan hostil. Se trata de un lugar esencial qué ver en Wyoming. Allí, los escasos 2 meses de verano no son suficientes para fundir los picos nevados de las Montañas Rocosas, con un invierno que se alarga de noviembre a hasta marzo con temperaturas de -40 ºC.

Cualquier viajero que se anime a explorar Wyoming más allá del Parque Nacional de Yellowstone, descubrirá pintorescas ciudades como Cheyenne, Cody, Jackson o Sheridan con museos extraordinarios, como el Buffalo Bill Center of the West. Lugares históricos en la Conquista del Oeste, como Fort Laramie o el National Historic Trails Center en Casper. Así que te animo viajar conmigo haciendo un recorrido que nos llevará por paisajes, pueblos típicos del Far West y un montón de lugares imprescindibles qué ver en Wyoming. ¿Te animas?

1.- JACKSON, un pueblo del Lejano Oeste qué ver en Wyoming

Comenzamos nuestro viaje por Wyoming en Jackson, la puerta de entrada por el sur a los parques nacionales del Grand Teton y Yellowstone. Jackson es conocido como The Last of the Old West, “el último (pueblo) del viejo Oeste” aislado de todo. Ahora sin embargo, su estratégica situación rodeada de estaciones de esquí y su arquitectura con edificaciones al más puro estilo western son su principal reclamo.

Los escaparates de Jackson lucen muestrarios de ropa wrangler, sombreros stetson, botas de la familia Lucchese, colecciones de espuelas y armas de fuego que nos transportan al Lejano Oeste. En el Cowboy Million Dollar Bar nos tomamos una cerveza sentados en auténticas sillas de montar a caballo rodeados de un ambiente vaquero y música en vivo que recuerdan al viejo saloon de las películas del oeste.

En el centro de la plaza principal de Jackson se levanta la talla de John Colter a lomos de un mustang. Se trata de uno de los exploradores más célebres de la corta historia estadounidense, el arquetipo de mountain man. Los cuatro vértices de la plaza están custodiados por cuatro arcos formados con las cornamentas que los alces mudan en primavera. El National Elk Refuge recoge todas las astas abandonadas en el valle de Jackson Hole para evitar daños cuando éstas se quedan ocultas bajo la nieve o la maleza y son subastadas en la plaza cada año.

2.- GRAND TETON NATIONAL PARK

John Colter formó parte de la famosa expedición de Lewis y Clark y estuvo a las órdenes del comerciante español Manuel Lisa. Dio a conocer las maravillas que estos paisajes escondían explorando en solitario la región que ahora integran el parque nacional de Yellowstone y la cordillera del Teton, el punto donde ahora nos dirigimos.

Así que abandonamos Jackson y entramos en la planicie que precede al parque nacional del Grand Teton, una vasta llanura solo rota por la cordillera de las Rocosas, que cruzan el parque de norte a sur elevándose desde el fondo del valle de Jackson Hole. Lagos, piletas glaciales y sobre todo, el río Snake, reflejan la insultante belleza de la cordillera del Grand Teton acariciando el cielo con más de 4.000 metros de altura.

En Grand Teton National Park hay miradores y rincones que te sumergen en un horizonte de postal, un lugar idóneo para disfrutar de la naturaleza intacta, donde las actividades más populares son disfrutar del paisaje, observar la vida animal salvaje, jugar con nuestra cámara de fotos y hacer senderismo por alguna de sus innumerables rutas. Eso sí, que nunca falte un spray anti-osos en la mochila.

3.- PARQUE NACIONAL DE YELLOWSTONE

Seguimos hacia el norte y dejamos atrás el Grand Teton, un tesoro que vive a la sombra del buque insignia del National Park Service, el parque nacional de Yellowstone, considerado como el lugar protegido más antiguo del planeta. Es Patrimonio de la Humanidad y además forma parte de la lista de la Reserva de la Biosfera de la Unesco. Yellowstone debería ser de visita obligada para todos los que se animan a recorrer la Costa Oeste de Estados Unidos. 

Visitar Yellowstone es entrar en contacto con la tierra, con la naturaleza y su fauna según se encontraban antes de la llegada del hombre. Tiene casi 9.000 kilómetros cuadrados de un ecosistema casi intacto en la Tierra. Osos grizzly, manadas de bisontes, ciervos, lobos y alces viven en Yellowstone. La conducción aquí debe ser de lo más respetuosa, ya que nosotros somos los invitados, la fauna que vemos está en su hogar y vaga inocentemente invadiendo paisajes que los humanos hemos domesticado.

Yellowstone tiene más de diez mil formaciones geotérmicas entre géiseres, manantiales, fumarolas y piscinas de barro chapoteante. Uno de los puntos más visitados del parque, es Old Faithful. Un géiser que erupciona 14.000 litros de agua cada 90 minutos a una altura de 50 metros. Su puntualidad es un imán para los turistas. Aunque para viejo, Castle Geyser, el más longevo del parque, que lleva casi quince mil años activo.

Y es que, Yellowstone guarda la mitad de las formaciones geotérmicas de todo el planeta. Cañones y cascadas como la del río que da nombre al parque, con miradores que traspasan el sentido común. Piscinas termales como el Grand Prismatic Spring, la tercera más grande del mundo. Y terrazas calcáreas como las de Mammoth Hot Springs, que recuerdan al Pamukale en Turquía.

4.- CODY – La capital del rodeo en Wyoming

Salimos del parque por la puerta de lago Yellowstone camino de Cody para entrar en contacto con un pedacito de la historia de Estados Unidos. Allí todo hace referencia a Buffalo Bill, el parque estatal, el lago, el embalse y por supuesto, el museo Buffalo Bill Center of the West, que recoge la trayectoria de William Frederick Cody, su nombre de pila. Él solito se cargó a más de 4.000 búfalos en solo ocho meses para abastecer de carne a los obreros que construyeron la línea del “caballo de hierro” en 1868. Su puntería le convirtió en leyenda viva de la conquista del Oeste.

Consciente de la admiración que despertaba su figura, el año 1883 fundó su propio espectáculo, Wild West Show, que trataba sobre la vida en el Oeste y en cuyo reparto llegó a figurar el mismísimo Toro Sentado, famoso jefe indio de la tribu de los Sioux. En 1919 organizó por primera vez el Cody Stampede Rodeo, un acontecimiento que se repite cada 4 de julio con desfiles y competiciones que atrae a vaqueros de todo el país.

Para los que no tenemos la suerte de visitar Cody un 4 de julio, podemos reservar la velada para asistir al Cody Nite Rodeo, que celebra espectáculos nocturnos con monta de toros todas las noches durante el verano. Sin duda, una de las mejores experiencias que podemos tener en la cuna de Buffalo Bill, además de asistir a la reunión de los pueblos indígenas de Norteamérica conocida con el nombre de Pow-Wow que se celebra cada año en Cody.

5.- BIGHORN NATIONAL FOREST

Continuamos nuestra ruta por Wyoming y en solo 2 horas en coche nos encaramamos en el bosque forestal de Bighorn. El último retazo de las Montañas Rocosas viajando hacia el Este. Hay dos pasos de montaña para cruzar el macizo de Bighorn National Forest, uno por el sur con vistas increíbles de los picos nevados de la región virgen del Cloud Peak. Y otro por el norte, que se eleva abruptamente desde Bighorn Basin, cerca de la ciudad de Lovell y viaja 25 millas a través de praderas alpinas hasta Burgess Junction, donde se cruza con Bighorn Scenic Byway. Un nombre que promete.

Bighorn National Forest es un filón para los amantes a la montaña. Pero además, se trata de una tierra rica en historia para los nativos norteamericanos. A sur encontramos la reserva india de Wind River, donde conviven las tribus de los Shoshone y los Arapaho. Y al norte, cruzando la frontera estatal, se extiende la reserva de los Crow, donde se levanta el Little Bighorn Battlefield Monument conmemorando la mítica batalla donde el general Custer perdió la vida a manos de Caballo Loco.

Siguiendo nuestro camino, accedemos al sendero de Medicine Wheel Trail, que conduce a los restos arqueológicos de la Rueda Medicinal india mejor conservada de entre las 150 que existen en Norteamérica. Un lugar espiritual donde la actividad ceremonial tribal continúa hasta nuestros tiempos. En el paisaje circundante se pueden encontrar anillos de teepee,  puntas de flecha y restos que atestiguan que Bighorn National Forest ha sido el hogar de numerosas tribus americanas.

6.- SHERIDAN – Un pueblo qué ver en Wyoming con mucha historia

A la sombra de Bighorn National Forest duerme Sheridan, cuyo corazón histórico late bajo el eco de las batallas del 7º de Caballería y los gritos de guerra de Caballo Loco. Sheridan cuenta con una de las calles principales del Viejo Oeste más elegantes y animadas de Wyoming. Dar un paseo por Sheridan Main Street Historic District es viajar en el tiempo, aunque los primeros edificios de madera hayan sido reemplazados por otros de ladrillo. 

Aparcamos nuestro coche en Main St. y a pie nos sorprenden galerías y colecciones de corte vaquero, cafés y restaurantes históricos. Buscamos un lugar para almorzar y encontramos el PO News & Flagstaff Cafe, que lleva más de un siglo sirviendo desayunos. Pero nos decantamos por el Cowboy Cafe, que presume de un catálogo de tartas caseras para chuparse los dedos.

Hacemos un recorrido auto-guiado acercándonos a las edificaciones más emblemáticas de Sheridan. En la tienda-museo de King’s Saddlery tienen una amplia selección de sillas de montar, lazos de cowboy, riendas, cuerdas, alforjas y mantas. Calle arriba, llama la atención la fachada aerodinámica con aletas de estuco y neones del WYO Theater, donde acabamos el día escuchando música country en vivo.

7.- BUFFALO – Imprescindible qué ver en Wyoming

Seguimos con nuestra ruta por Wyoming camino del cono volcánico del diablo cruzando pueblos del Far West. Siempre que podemos abandonamos la Interestatal 90 para pausar nuestro road trip por la América profunda, la que vio cabalgar a Calamity Jane, Butch Cassidy o Sundance Kid. En Buffalo encontramos nuestra fonda en el histórico Hotel Occidental.

Nada más cruzar la puerta del Hotel Occidental, retrocedemos un siglo y nos convertimos automáticamente en figurantes de una película del Oeste. Caminamos hasta el mostrador de la recepción con el sonido de las espuelas en nuestra imaginación. Embelesados con la decoración, salimos de la ensoñación cuando una amable señorita tras el mostrador, nos ofrece habitación. 

Cuando muchos otros hoteles del Viejo Oeste estaban siendo demolidos, el histórico Hotel Occidental aguantó las embestidas del abandono y ahora luce con precisión y belleza  su grandeza original. Fundado en 1880, sus habitaciones acomodaron a ilustres personajes del Viejo Oeste mientras viajaban por el sendero de Bozeman Trail, como Buffalo Bill, Teddy Roosevelt y Calamity Jane.

8.- DEVILS TOWER NATIONAL MONUMENT

Salimos de Buffalo temprano con el sol de cara hacia el Este para llegar en poco más de dos horas a Devils Tower, uno de los monumentos nacionales más emblemáticos de Estados Unidos. Lugar sagrado para las tribus indígenas, popular entre los yankees y base de aterrizaje en la película “Encuentros en la Tercera Fase”. Una atalaya natural que empezamos a divisar muchas millas antes de llegar a la garita de peaje.

Arapahoes, cheyennes, crows, kiowas y lakotas, veneran hoy la Torre del Diablo con narraciones sagradas las creencias del pasado. Cada tribu tiene su propia historia, pero todas comparten elementos similares para mitificar una torre de roca de fonolita fundida que hace 50 millones de años se elevó bajo tierra con el choque de las placas subterráneas. Desde entonces, la roca sedimentaria que cubría la Torre del Diablo se ha ido diluyendo para dejarla al descubierto.

Hay más de un anillo circundando Devils Tower. El más cercano a la base, Tower Trail, de 2 kilómetros nos permite divisar a intrépidos alpinistas que buscan la cima como hormigas trepadoras y experimentar con fragmentos desmoronados la sonoridad metálica de la fonolita. Pero nos decantamos por el camino que se hace llamar Red Beds Trail, que aunque lleva más tiempo, se separa de la base para ofrecer mejores vistas de la Torre del Diablo.

9.- MOUNT RUSHMORE – DAKOTA DEL SUR

Antes de seguir con nuestra ruta por Wyoming cruzamos la línea fronteriza del estado para hacer una excursión por Dakota del Sur. Llegar aquí y no visitar las colinas sagradas de Black Hills y el Monte Rushmore sería un pecado capital. Lo mismo pensó Alfred Hitchcock, que no pudo resistirse a dejar su imaginario cinematográfico sin pasar por uno de los iconos americanos grabando vertiginosas escenas con Cary Grant en “Con la Muerte en los Talones”.

La idea inicial era tallar a los famosos expedicionarios Lewis y Clarck, su guía indígena, Sacagawea, los jefes indios Nube Roja, Caballo Loco y Buffalo Bill. Todos ellos, héroes del Oeste americano. Pero el proyecto de Doane Robinson terminó derivando en la talla de los cuatro presidentes que representan el nacimiento, crecimiento y desarrollo de Estados Unidos. El controvertido monte Rushmore resume de un plumazo el carácter estadounidense, arrogante y sin palabra, repleto de mentiras y tratados rotos. 

No había otro lugar mejor para tallar la testa de los cuatro presidentes que mejor representan el sentimiento americano, que en uno de los montes que componen las colinas sagradas de los Sioux. Incluso la Corte Suprema de Estados Unidos dictaminó en 1980 que las Black Hills fueron arrebatadas ilegalmente y debían ser devueltas. Y desde entonces, los jefes de la tribu Lakota cincelan a media hora del Monte Rushmore la escultura de Caballo Loco.

10.- FORT LARAMIE NATIONAL HISTORIC SITE

Volvemos a entrar en Wyoming camino de la capital del estado y en poco más de dos horas llegamos a Fort Laramie, el punto donde se firmó el famoso e incumplido tratado que garantizaba la propiedad de las colinas de Black Hills, sus tierras y la caza a los indios de la región. Al principio se levantó como punto de intercambio y comercio de pieles, pero su estratégica posición terminó convirtiéndolo en una referencia en las eternas travesías de aquellos pioneros que viajaban hacia el Oeste por el Camino de Oregón.

Puedes liquidar esta visita en poco más de media hora, pero si te gustan películas de indios y vaqueros, te apasiona la Conquista del Oeste como a mí, estoy seguro que te encantará visitar los barracones del destacamento militar, los catres, las celda y un buen repertorio de carromatos y tanques. Que a priori pueden parecer un decorado, pero son parte de una historia reciente que parece sacado de las películas.

11.- CHEYENNE – La capital del estado de Wyoming

Terminamos nuestra ruta por Wyoming en la capital del estado, Cheyenne. Y no hay mejor manera de hacerlo que en la semana temática Cheyenne Frontier Days que se celebra cada año a finales del mes de julio. Vaqueros y vaqueras de todo el mundo acuden a Cheyenne para competir en rodeos o subirse a lomos de un toro mecánico, desfilar, escuchar música en vivo y participar en concursos de carácter vaquero.

La ciudad de Cheyenne surgió de la nada como depósito de suministros para el tendido ferroviario de la Union Pacific Railroad y después como centro de equipamiento para los mineros que llegaban por tren en busca del metal preciado que brillaba en el aurífero de Black Hills. Rápido fue engullida por cantinas, salas de juego y prostíbulos. Pero también se desarrolló como centro social y cultural con lugares de mayor reputación, como el Teatro Atlas. El éxito y la riqueza de la ciudad atrajeron a leyendas del Oeste, como Calamity Jane, Buffalo Bill o Wyatt Earp.

Por eso, cualquier recorrido a pie en Cheyenne que podamos imaginar, debe comenzar en Cheyenne Depot Plaza. Allí se encuentra el edificio más emblemático de la ciudad, una de las estaciones de tren más bellas de Estados Unidos, que acoge el Depot Museum, con dos locomotoras de vapor históricas y nos cuenta cómo fueron los inicios de Cheyenne durante la construcción del Ferrocarril Transcontinental en el siglo diecinueve.

Depot Plaza es el centro neurálgico de Cheyenne. Allí se reúnen agricultores de Wyoming y Colorado para vender sus mejores productos desde la primera semana de agosto hasta octubre en el Winter Farmers Market. Frutas frescas, vegetales, panes artesanales, mieles, conservas, mermeladas, flores y productos autóctonos y orgánicos.

Flanqueando la entrada a Depot Plaza encontrarás dos botas de cowboy con más de dos metros y medio de alto, que forman parte de las 25 botas que hay repartidas por la ciudad decoradas por artistas locales que a través de su pintura muestran la historia de Wyoming. Todos los edificios que rodean a Depot Plaza conservan el carácter de ciudad de la frontera con restaurantes, cafés y tiendas y murales que no te puedes perder en Cheyenne.

En Depot Plaza también puedes tomar el tranvía Cheyenne Street Railway Trolley para hacer un recorrido de 90 minutos que te acerca a los puntos más destacados de la ciudad, con paradas que incluyen el Museo Nelson del Oeste, el Capitolio y Museo del Estado de Wyoming, el Museo Frontier Days Old West, los Jardines Botánicos de Cheyenne y la Mansión Histórica del Gobernador. 

Si te ha gustado, compártelo
Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Email
recibe GRATIS
mi revista con las mejores rutas por la costa Oeste de Estados Unidos
Revista de Viajes Costa Oeste de Estados Unidos.
recibe GRATIS
mi revista con las mejores rutas por la costa Oeste de Estados Unidos
Revista de Viajes Costa Oeste de Estados Unidos.
dime cuál es tu correo para que pueda enviarte este regalo

 La REVISTA de Viaje Costa Oeste EEUU contiene un montón de consejos y rutas diseñadas para aprovechar cada jornada de tu road trip.

Revista de Viajes Costa Oeste de Estados Unidos.